Nueva estación fluvial en Tigre

Quienes visiten la estación fluvial que se inauguró el día 27.04.2000 en el Tigre, no podrán evitar la sorpresa. Porque, a partir de ahora, los catamaranes y las lanchas colectivas que recorren el Delta zarparán desde una terminal de trenes.

Tras un cuidado de restauración, la municipalidad del partido de Tigre recuperó el edificio de 1865, donde hasta hace cuatro años, llegaban los trenes del ferrocarril Mitre. Y allí funcionará la nueva marina.

Con la inauguración de la estación fluvial se completó el plan de remodelación, gracias al cual, el paisaje del Tigre mejoró notablemente. Ese plan incluyó la construcción  de una avenida de acceso desde la panamericana hasta el centro de la ciudad y un nuevo edificio para la terminal de trenes, con su playa de estacionamiento.

Ese día, por la tarde, con los fuegos artificiales y un show, el gobernador Carlos Ruckauf y el intendente Ricardo Ubieto (de partido vecinalista), con otras autoridades locales, dejaron oficialmente inaugurada la estación.

Con la nueva terminal a orillas del río los pasajeros esperarán su transporte más cómodos, ya que la estación es más amplia que la anterior.

También hay un vacunatorio, una oficina de información turística y un conjunto de puestos de promoción que permitirán, por medio de un recorrido peatonal, conocer las alternativas de paseos que ofrece el Delta.

El tradicional método para embarcar, que consistía en saltar hacia la proa del barco con ayuda de un tripulante, se volverá obsoleto a partir de ahora. La nueva estación tiene un sistema de pasarelas flotantes, con estructura de aluminio y rampas de acceso deslizables, que acompañarán la altura del agua para facilitar el abordaje de los pasajeros.

La Municipalidad de Tigre aprovechará le estructura de aluminio de la vieja terminal fluvial para construir un centro deportivo en la localidad de Almirante Brouwn, cerca de Pacheco.

La nueva estación fluvial no oculta sus orígenes ferroviarios. Al contrario, los revaloriza.

Al costado de la terminal, hay un sector de estacionamiento, con capacidad para 80 vehículos. El lugar está elevado a niveles superiores a la cota de inundación, para asegurar que las vías de comunicación no se rompan con las mareas.

Cada domingo soleado, en cualquier época del año, el Tigre recibe un promedio de entre 70.000 y 80.000 visitantes.  

Recopilación: Mara Córdoba

Foto: Gastón Caranti

Volver