Yarará Grande

Bothrops alternatus

Familia: Viperidae

Nombres vulgares: Víbora de la cruz. Urutú. Crucera.

Características: Fondo castaño claro con manchas castaño oscuro, dorso-laterales en forma de C acostada bordeadas de blanco.

Generalidades: Cabeza triangular con escamas pequeñas carenadas, cuello bien marcado, cuerpo grueso, cola corta y cónica.

Habita en pajonales, esteros, bañados, campos, montes, orilla de los ríos, arroyos y lagunas. Intensa actividad crepuscular o nocturna en primavera y verano. Inverna en otoño e invierno. Se alimenta de ratas y ratones de campo. Ovovivípara. Las crías al nacer ya están capacitadas para envenenar a sus presas. Dentición solenoglifodonte. Veneno de intensa acción local (histolisis, necrosis de tejidos), manifestando como síndrome de coagulación intravascular diseminada.

¿Cómo inoculan el veneno?

Poseen dos dientes mayores, tubulares como agujas hipodérmicas. Estos se implantan sobre un maxilar móvil y corto, que los mantiene plegados contra el paladar, cubiertos por la mucosa bucal. Cuando el reptil abre la boca para cazar, estos dientes se erigen merced a un juego de palancas que hace bascular el maxilar. En una fracción de segundo se hunden en la carne de la víctima, a la vez que un complejo muscular exprime las glándulas venenosas paran hacer fluir el tóxico hacia la herida. El 80% y 90% de casos de mordeduras de serpientes le pertenecen a la yarará, fundamentalmente porque es muy agresiva. El veneno es mortal si no se trata a tiempo con el suero antiofídico. De las siete variedades de yarará, sólo dos resultan las más temidas: la yarará grande (Bothrops alternatus) y la yarará chica (Bothrops neuwiedi siporus). 

Distribución geográfica: Argentina ( desde el norte hasta San Luis, Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires). 

 

Manchas que pueden llegar a tener las yarará

Distribución geográfica de la yarará en Argentina

Volver