Corte esquemático de una isla

 El valle del río Paraná, según Manzi-Fritchy, está formado por un paleocauce y un cauce actual.

Dentro del cauce actual pueden bosquejarse dos ambientes típicos del paisaje isleño:

a)       Los fluvios (ambientes lóticos)

b)       Los interfluvios ( ambientes terrestres), conocidos con el nombre de islas.

 Las islas se presentan, por lo general, a manera de palanganas, con elevaciones sedimentarias externas producto de la acumulación fluvial denominadas albardones.

Hacia el interior de la isla, las alturas disminuyen dando lugar a la formación de zonas inundables ocupadas, en general por lagunas. No obstante esta disminución, suelen aparecer albardones internos de menor significación.

Como el proceso de formación del albardón es de origen fluvial, la evolución del  mismo está sometida a la dinámica del río.

 El albardón consolidado, tiene en general, un bosque en galería en el que predominan especies como timbó blanco, ingá, canelón, laurel, tala, curupí, seibo, sangre de drago, palo víbora, entre otras.

A veces este bosque es rico en lianas, enredaderas y epífitas. En los lugares más húmedos suelen aparecer líquenes, musgos y hongos.

En las islas que se desarrollan dentro del cauce principal, las más jóvenes, se encuentran comunidades de sauces y alisos.

El albardón consolidado suele ofrecer las condiciones requeridas para la instalación humana. La acción del hombre ha transformado el paisaje natura, pues en ciertos lugares lo ha convertido en espacio agrícola o introdujo especies exóticas (paraísos, pinos, cipreses, etc.)