El día que hubo

''Guerra en Tigre''

Durante la presidencia de Carlos Pellegrini (1890-1892), se vivió una crisis política. Nace la Unión Cívica al Mando de Leandro N. Alem. La Oligarquía, con su jefe natural, el Gral. Roca, el ''Zorro'', no quiere ceder terreno frente a esta amenaza. Quiere que el poder siga en manos de  unas pocas familias de ilustre apellido. Siguen meses de intrigas maquiavélicas para elegir al sucesor de Pellegrini pero el fantasma de una revolución comienza a agitar los ánimos... Pellegrini trata de evitar esta amenaza.

En febrero de 1892, todos los ciudadanos comprendidos entre 17 y 45 años deben enrolarse (también los solteros hasta 50 años). Se intentaría restablecer la disciplina en el ejército. Era entonces Ministro de Guerra y Marina el General. Levalle quien concibió  la idea de un movimiento de tropas las cuales fueron las primeras maniobras militares del país. El decreto fue firmado por Pellegrini y Levalle.

El plan era un simulacro de batalla entre dos fuerzas: una al mando del Gral. Palacios, denominada de Maldonado, con 2350 hombres y la de Zárate al mando del Gral. Garmendia que representaba a los invasores. Estaba constituida por 1930 hombres y una escuadrilla de lanchas torpederas.

Las fuerzas debían marchar desde Zárate hasta la Villa de Luján para interrumpir las comunicaciones y apoderarse del Puente de Márquez.

También se crea un  cuerpo de voluntarios proponiéndose para su mando al Doctor Roque Saenz Peña como jefe con el grado de coronel.

Finalmente se desecha el puente de Márquez y se busca un lugar estratégico y accidentado  seleccionándose los terrenos del hijo del Gral. Angel Pacheco, el Sr. José Angel Pacheco.

Los miembros de la Junta Militar se instalaron en el chalet de dos pisos donde residía el cura que daba misa en la capilla mientras que el Gral. Levalle decidió instalarse en su tienda de campaña.

Las maniobras se extendieron a la zona del puente Carupá, San Fernando, San Isidro y Las Conchas, tomando activa participación las lanchas torpederas.

En El Talar se encontraron los bandos en pugna. El 3 de Mayo a las 10 hs comenzaron las hostilidades siendo estas presenciadas por diputados, senadores y demás visitantes ilustres quienes contrataron 30 carruajes en San Fernando para presenciar la batalla.

A la noche los faroles de las torpederas iluminaron los alrededores haciendo de estas maniobras un  grato espectáculo. El mismo Pellegrini estuvo presente en El Talar y felicitó a las tropas y voluntarios por las maniobras aunque luego fue criticado por la oposición, la cual tenía como argumento los elevados costos que tuvo este simulacro. 

 

   

Recopilación: Marina Sosa

Volver